Práctica espaciada y autoevaluación del aprendizaje.

Este artículo trata de explicar un sistema de autoevaluación de los conocimientos de los alumnos a través de la planificación de varias pruebas espaciadas en el tiempo sobre un mismo tema.

Está diseñado para las características del módulo de FOL, donde los contenidos que se imparten no siempre están interrelacionados, incluso pertenecen a disciplinas distintas. Esta características de FOL debe tenerse en consideración, ya que, a diferencia del aprendizaje de lenguas o matemáticas, un contenido de FOL puede no necesitarse para la adquisición de contenidos posteriores.

Está basado en distintas teorías de aprendizaje o prácticas docentes entre las que destaco la Teoría de la Carga Cognitiva (Cognitive Load Theory) y sobre todo la Práctica de Recuperación (Retrieval Practice), ambas relacionadas en sus fundamentos.   

Básicamente se trata de crear varios momentos de pruebas de conocimientos y (auto)evaluación de un mismo tema, y (auto)registro ordenado de los resultados en una hoja personal de cada alumno. En estas hojas el alumno indicará qué contenidos no ha recordado tras realizar las distintas pruebas. 

Objetivo de las pruebas.

La función de los exámenes o pruebas en educación es controvertida, si bien no parece que exista otra forma de evaluar si el alumno aprendió o no. La novedad frente a la percepción clásica del examen está en que no solo se realiza una, a lo sumo dos pruebas, de un mismo tema, sino que se realizan más, de distintas formas, y además el alumno trabaja con intensidad sobre sus resultados obtenidos. El resultado de las pruebas no da simplemente una calificación, sino un plan de trabajo de mejora.

Observo al menos 4 importantes funciones de las pruebas o exámenes:

  1. Sirven como estímulo para que el alumno realice un estudio intenso de los contenidos.
  2. Sirven para que el alumno realice el esfuerzo de recordar la información, bien a través de preguntas directas, cuestionarios, casos prácticos, realización de esquemas o redacciones. Este esfuerzo por recordar ayuda a la consolidación de la información, a su memorización a largo plazo (Práctica de Recuperación).
  3. Sirven para identificar qué contenidos no se han aprendido, o se han olvidado con el paso del tiempo, mostrando hacia donde deben ir dirigidos los esfuerzos de repaso.
  4. Permite la obtención de datos individualizados y colectivos al profesor que utilizará para verificar la comprensión y memorización de los contenidos, reforzar o modificar estrategias de enseñanza, y obtener datos para la calificación administrativa.

Pruebas y registro de la autoevaluación.

Para que el alumno registre la autoevaluación tras las distintas pruebas, he elegido utilizar una hoja de cálculo (Suite de Google) compartible:

Cada alumno tendrá su propia hoja compartida con el profesor (A1, A2, A3…), dentro del documento de grupo. En esta hoja en concreto, se muestran todos los temas del bloque de Prevención de Riesgos Laborales (Columna A) de acuerdo a mi programación (puede verse en www.webdefol.com). El resto de columnas se utilizan para que el alumno, tras cada prueba, indique qué contenidos no ha aprendido o ha olvidado con el tiempo.

  • PRE E1 (Columna B): Significa Pruebas Previas a la Evaluación 1. Antes del examen se realizarán una o varias pruebas orales o escritas, siempre rápidas y parciales, a todos o a algunos alumnos, y los alumnos registrarán en esta columna los contenidos que desconocían o no dominaban. (Pueden ser calificables o no, en mi caso, depende de si se avisé con antelación la realización de la prueba). Les pedimos además una valoración de su percepción general del grado conocimiento que tienen sobre el tema y de su preparación para el examen.
  • E1 (Columna C). Autoevaluación de la primera prueba completa de la unidad. El alumno lleva su prueba fotocopiada a casa donde la corregirá y completará las faltas de información, indicando en esta columna los contenidos que no supo responder o aplicar correctamente. A su vez el profesor corregirá y calificará la prueba original.
  • E2 (Columna D). Autoevaluación de la segunda prueba completa de toda la unidad. Esta prueba se realizará junto con la E1 del siguiente tema. Cada alumno la afrontará de dos maneras diferentes dependiendo del resultado de la E1:
    • Si E1 no fue superada: deberá volver a estudiar el tema completo y realizar de nuevo la prueba, para calificación por parte del profesor y autoevaluación.
    • Si E1 fue superada: se realizará igualmente de nuevo la prueba junto con la E1 del siguiente tema. Se reestudiará solo aquello que haya indicado en la columna E1 de la unidad como contenido no sabido, aunque también deberá responder a toda la prueba incluyendo aquello que sí respondió correctamente en E1. Se autoevaluará el resultado, y se calificará, si es pertinente, para mejorar calificación obtenida en E1.

Al igual que en E1, la prueba E2 será fotocopiada y llevada casa donde la corregirá y completará las faltas de información, indicando en la columna E2 los contenidos que no supo responder o aplicar correctamente.

  • E3 (Columna E). Autoevaluación de pruebas parciales basadas en lo indicado en la casilla E2. Se realizarán preguntas rápidas en el aula, bien orales o escritas individualizadas. El alumno de indicará en esta celda el resultado de la prueba.
  • E4 (Columna D). Autoevaluació de pruebas parciales basadas en lo indicado en la columna E3. Se realizarán preguntas rápidas en el aula, bien orales o escritas individualizadas. El alumno indicará en esta celda el resultado de la prueba. Esta evaluación se realizará solo si se considera necesario.
  • AUTO VALORACIÓN DEL NIVEL DE APRENDIZAJE: en esta última columna el alumno puede valorar su percepción de conocimiento del tema, e ir actualizándolo conforme vaya variando su percepción.

Resumen y observaciones generales.

  1. Se trata fundamentalmente de forzar la repetición del recuerdo mediante una práctica espaciada de un tema en concreto, creando para cada tema no solo un único momento (examen tradicional) sino varios momentos de evaluación de lo aprendido. De esta manera se pretende superar el conocido fenómeno de “vomitar” en el examen y olvidar.
  2. La forma de preguntar parece estar muy relacionada con la efectividad de la Práctica de Recuperación. Conviene que las preguntas afronten la necesidad del conocimiento desde distintas perspectivas. Así de un mismo concepto se puede pedir su definición, o su identificación en una casilla de verificación, con posterior justificación, o su relación con otro concepto, o su aplicación práctica. Una reflexión sobre el tipo de actividades y preguntas puede leerse aquí.
  3. De las tres sesiones semanales de FOL, conviene que dos se tengan seguidas. Esta organización tiene varias ventajas, pero para el tema en el que estamos, permite que de tiempo a la realización de dos pruebas diferentes (que también pueden interrelacionarse, si vemos la conexión), de acuerdo a lo indicado en E2.
  4. La teoría de la Práctica de Recuperación (Retrieval Practice) tiene todavía algunos aspectos de controversia que pueden leerse
    aquí. La eficacia del esfuerzo del recuerdo frente al reestudio parece demostrada, si bien como es lógico, solo se puede recordar lo que se sabe, pero no lo que todavía no se sabe.
  5. Esta práctica debe complementarse con las aplicaciones de la Teoría de la Carga Cognitiva en los procesos iniciales de explicación y trabajo con nuevos contenidos.
  6. Un estudio detallado de la Práctica de Recuperación puede consultarse aquí.

Anuncios

Un comentario en “Práctica espaciada y autoevaluación del aprendizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s