Esquema de trabajo en el aula.

Organizar la actividad de una sesión con nuestros alumnos es uno de los elementos clave de nuestro trabajo. Manejamos ideas importantes que son buenas que aprendan y pensamos en actividades variadas que favorezcan el aprendizaje. Vamos por partes:

Conceptos

Todo conocimiento nuevo a enseñar conlleva una dificultad. Es algo en principio extraño, complejo e inevitablemente impuesto.

Tendremos que intentar conectarlo con los conocimientos previos del alumno, y hacerlos asimilables a través de:

  • El uso de un lenguaje adaptado a su nivel.
  • Un marco de comprensión que le permita ubicarlo en su experiencia o conocimiento.
  • La exposición o búsqueda ordenada de conceptos, teniendo en cuenta las limitaciones de la memoria de trabajo (Teoría de la Carga Cognitiva).

Actividades

Como su nombre indica, son acciones que provocan algún tipo de interacción con el contenido trabajado, para que este se convierta en conocimiento significativo y se consolide en la memoria.

La actividad no tiene porqué ser necesariamente una actividad física: sabemos que escuchar, reflexionar, recordar, debatir, son potentes actividades intelectuales. Así pues, la barrera entre concepto y actividad se diluye en la práctica (porque escuchar ya es una actividad en sí misma), aunque nos venga bien la distinción para organizarnos.

A su vez, cada actividad, aún teniendo todas como fin el aprendizaje, abordan objetivos parciales distintos:

  • Activar la memoria del alumno: sabemos que es una actividad indispensable. Si no lo hacemos, lo que digamos o expongamos sonará a chino pudiéndo no ser así. Son pues actividades que preparan al alumno para aprender y deben plantearse siempre al inicio de una sesión o al introducir un concepto nuevo.
  • Comprender una idea: intentamos que el alumno asimile una idea nueva y sea significativa. Para ello podemos usar:
    • Explicaciones claras, precisas y estructuradas, con preguntas intercaladas, y sobre todo con un principio y un fin claramente previsto. No vale empezar a hablar sin saber donde voy a parar, o utilizar un documento cargado de información, porque corremos el riesgo de saturar su memoria y desconecten.
    • Explicaciones sobre esquemas: los esquemas u organizadores gráficos permiten interrelacionar ideas y ganar claridad en la explicación, lo que favorece el proceso de comprensión y memorización sin saturar la memoria de trabajo. La exposición sincrónica es muy potente como herramienta de aprendizaje y de acuerdo a la Teoría de la Codificación Dual, el procesamiento de información verbal es perfectamente compatible y complementario con el no verbal. A mi juicio conviene que ese organizador gráfico sea limpio y con estructura de relaciones claras, sin saturación de elementos, con códigos de color sencillos y toda la información al mismo nivel de manera que la mirada pueda obtener toda la información necesaria sin dificultad moviéndose por el esquema.
    • Actividad de interacción con la idea: se trata de que el alumno maneje por sí mismo el concepto, justo después de la explicación o exposición, para asentar y profundizar en su comprensión y empezar su memorización significativa. En este punto, intento que se realice una transferencia al menos a un nivel superior a la base de la Pirámide de Bloom si bien, depende de la complejidad del concepto. (sobre este tema puede verse un estudio interesante aquí)
  • Actividad de evaluación o autoevaluación de la comprensión: el objetivo es comprobar si los conceptos han sido comprendidos, justo después de su manejo. Se apoya por tanto en la actividad de interacción con la idea, bien ofreciendo la solución correcta de manera automática o con puesta en común y respuesta. En esta actividad es importante obtener un feedback lo más amplio posible de la clase. Personalmente uso cuestionarios de Google, que automatizan y muestran rápidamente los resultados y ofrece la respuesta correcta, pero si no se dispone de medios, habría que buscar otras formas de acceso a los resultados mediante fichas de actividad o flashcards en los que se localice fácilmente la respuesta del alumno, así como mayor tiempo dedicado a preguntar los resultados.
  • Actividades de memorización: para que se produzca la consolidación de la información necesitaremos más actividad. Podemos poner exámenes para forzar el estudio (y desarrollar también recursos como el autocontrol, la responsabilidad, la planificación y la fortaleza), pero creo que desde clase podemos favorecer la consolidación mediante la práctica habitual y espaciada de los contenidos. Para ello habrá que programar momentos de recuerdo y trabajo de contenidos ya explicados a lo largo de la unidad, y del curso. Personalmente, utilizo las Actividades de Activación de la Memoria al inicio de las sesiones o explicaciones de conceptos para recordar, relacionar o aplicar conceptos dados anteriormente. También dedico sesiones enteras a realizar cuestionarios de temas y bloques vistos con anterioridad.

Personalmente pido a mi Jefe de Estudios que de las 3 horas semanales de FOL, dos sean seguidas el mismo día. Así indico como sería una sesión de una hora, o dos sesiones seguidas:

SESIÓN ORDINARIA

Sesión de una hora:

  1. Actividad de recuerdo y activación de la memoria.
  2. Evaluación o autoevaluación de la actividad anterior.
  3. Explicación/exposición de nuevo concepto con interactividad profesor-alumno, con o sin actividad de búsqueda de información.
  4. Actividad de interacción con lo explicado o investigado y verificación de la comprensión.
  5. Evaluación o autoevaluación de la actividad anterior.

Sesión de dos horas:

El esquema sería el mismo, y tras terminar el punto 5, retomamos la actividad 3, 4 y 5.

SESIONES DE PRÁCTICA

Sesión de una hora:

  1. Realización del examen del tema tratado (y fotocopiado para evaluación en casa) o de lo visto hasta el momento.
  2. Realización de cuestionarios del tema anterior, o bien del bloque de contenidos anterior.
  3. Evaluación o autoevaluación de los cuestionarios y explicaciones de refuerzo/recuerdo.

Sesión de dos horas:

  1. Realización del examen del tema (y fotocopiado para evaluación en casa).
  2. Realización de cuestionarios del tema anterior y evaluación o autoevaluación, con explicaciones de refuerzo/recuerdo.
  3. Realización de cuestionarios del bloque anterior y evaluación o autoevaluación, con explicaciones de refuerzo/recuerdo del bloque anterior.
Anuncios

Un comentario en “Esquema de trabajo en el aula.

  1. […] Mi experiencia personal, como aprendiz, que no vale como fundamento científico, así como mi experiencia en el aula, confirman que las posiciones primera y segunda expuestas tienen mejor encaje en la realidad. (se puede comprobar con una sencilla prueba: pide a tus alumnos que apliquen o recuerden algo visto meses atrás). Una u otra dependen del nivel del aprendiz y de lo que estemos enseñando. Así, con mis alumnos que tienen en su mayoría un nivel cultural desarrollado (de 16 años en adelante), y que ya tienen un conocimiento, aunque sea básico, sobre lo que explico, intento que transfieran el conocimiento a niveles de orden superior, de manera repetida y habitual (puede verse una estructura de las sesiones aquí). […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s